El arte dominicano producido desde la Independencia en 1844 tiene sus antecedentes históricos en las pictografías taínas, la cerámica y otras producciones “menores”, y en la pintura y escultura religiosas españolas traída por los conquistadores desde los viajes de Colón.

Los primeros maestros en artes plásticas dominicana se remontan a los años treinta. A lo largo de las últimas siete décadas, la Escuela Nacional de Bellas Artes es la principal casa de estudios de donde proceden los más renombrados artistas plásticos dominicanos.

La Escuela Nacional de Bellas Artes, una de las instituciones con las que Rafael Díaz Niese inicia la primera política cultural dominicana en plena dictadura trujillista, es el ámbito de acción de otra figura señera, la pintora Celeste Woss y Gil. Esta excepcional cultivadora del retrato y el desnudo, hija del ex presidente Alejandro Woss y Gil fue la única artista dominicana tan absolutamente al día con la cultura de su época que pudo formar parte del profesorado de la Escuela.

Años cuarenta.
La influencia que se inicia con los propios maestros europeos, y la presencia de un desarrollo plástico dominicano preexistente da lugar al surgimiento de un arte con identidad propia, dada por los contenidos cifrados en el hombre antillano y la naturaleza, por el aspecto radiante de la luz e incluso por nuevos materiales que incitan a la experimentación. Marianela Jiménez, Clara Ledesma, Noemí Mella, Elsa Divanna, son algunos de los nombres más representativos de una generación de egresados de la Escuela Nacional de Bellas Artes en que se destacan las pintoras.


Años cincuenta.
A lo largo de los años cincuenta prosigue un desarrollo que se inclina en gran medida hacia el expresionismo, e incluso a la abstracción.

Los setenta.
Los setenta son una época del hiperrealismo fotográfico de Alberto Bass hasta las abstracciones de Orlando Menicucci y de Geo Ripley, además de ser la década a mediados de la cual se funda la Escuela de Altos de Chavón, que contribuirá a una orientación de la pintura y el dibujo y un desarrollo del diseño como forma de expresión creadora que alcanzara su punto de mayor desarrollo e importancia en los ochenta y noventa. La influencia norteamericana en la pintura se hace cada vez más evidente en el país.

Al filo de la actualidad.

Se entremezcla escritura, abstracción y figuración al paso de los noventa, conviviendo con la cita visual o fotográfica, con las evocaciones de la historia del arte, de los sincretismos religiosos, de la cotidianidad y la marginalidad social, los problemas como la migración, el abuso infantil o las alusiones al pasado personal o colectivo en expresiones cada vez más diversificadas.


De Vuelta a la Historia

El arte en República Dominicana encuentra sus antecedentes históricos en las pictografías que realizaban los taínos. A raíz del encuentro del viejo continente con el nuevo mundo, las influencias artísticas de Europa dieron un giro a la visualización del arte que tenían los taínos, siendo la primera muestra de esa expresión la arquitectura. Posteriormente se introdujeron la orfebrería, la platería y finalmente la pintura y la escultura

Después de producirse la independencia de la república, las artes plásticas continuaron afianzándose dentro de la identidad nacional, sobre todo, a través de los retratos de los próceres de la patria y del uso del paisaje.

Los primeros maestros dominicanos de las artes plásticas se remontan a los años de la década de 1930. Cabe destacar que a lo largo de las últimas ocho décadas, la principal casa de estudios de donde proceden los más renombrados artistas plásticos del país ha sido la Escuela Nacional de Bellas Artes.


Hacia finales del siglo XX y en la primera década transcurrida del siglo XXI en el género de la plástica se mezclan temas como la abstracción y figuración, las evocaciones de la historia del arte, de los sincretismos religiosos, de la cotidianidad, las alusiones al pasado personal o colectivo.  Así pues, la fotografía también expresa el devenir de los tiempos históricos y el mestizaje cultural verificado en el pueblo dominicano.

En la región del Caribe, República Dominicana es un gran centro del arte, manifestado en sus formas más diversas, y por este motivo celebra periódicamente importantes actividades para mostrarlo al mundo.




                                       MUSEO DEL ARTE MODERNO




Fuente: https://dominicanartandculture.wordpress.com